Escenas de Phnom Penh

Si dos países definen el concepto de same same but different son Vietnam y Camboya.

Tan tan cerca, tan tan parecidos y tan tan ajenos.

No hay duda de que las opiniones de un viajero son completamente subjetivas. Depende del momento en el que estamos y la gente con la que nos cruzamos, así que sólo puedo dar mi percepción, seguro que incompleta, sólo la idea rápida de un turist@ breve.

Pero mirar la foto. Podría ser Vietnam no? Ahora mirar a la mujer. Su expresión.

Es la expresión de la diferencia entre Vietnam y Camboya.

Same same but different.


Camboya es un país muy interesante, que está tirando para arriba, pero todavía está en la cuesta, en medio de la pelea de la escalada.

Y sin saber mas que lo justo de su historia, dura de narices, se percibe siempre un aire desangelado en el camboyano, algo triste y muy desconfiado.

No es para menos. El sufrimiento no ha llevado todavía el recorrido que precisa el olvido, o por lo menos un poco de paz para el alma, y eso es algo que es muy difícil no percibir en mil detalles en Camboya.

En Vietnam no es que hayan estado de fiesta, pero la actitud es distinta, hay una vitalidad y mil sonrisas que marcan la diferencia. Nadie sabrá que hay detrás de esas sonrisas, pero no es difícil adivinar lo que hay detrás de las miradas tristes camboyanas.

Mucho más directos y bruscos, se les da peor el timo al viajero, vamos, que son tan obvios que consiguen el cabreo en lugar de la propina. Tampoco ves mala fe detrás de ello. Es más una necesidad ferviente de equilibrio. Tú tienes más, pues paga más. Es la idea del turista en Oriente en general, vamos, en Oriente y en tantas partes del mundo.

Lo que más impresiona son los carteles. Carteles en las calles advirtiendo de que el turismo infantil sexual está penado. Muchos carteles. Y te deja rara pensar que haya una parte, por pequeña que sea, de la humanidad (humanidad quizás no sea el término apropiado), que viaja con el interés de abusar de niñ@s. No me cabe en la cabeza. Pero hay muchos carteles. Demasiados.

Me quedo con la curiosidad de saber hacia dónde van. Me quedo con las ganas de volver en un tiempo. Angkor es espectacular, es tanta la historia que emana que sobrepasa. Uno de esos sitios mágicos de los que hablan los libros con o sin fantasía.

Sé que nos dejamos lugares increíbles por conocer, el tiempo no se expande, pero desde luego supieron despertar todo nuestro interés. Para otra, una ración más.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s