Reflexiones sin móvil

Que sí, que sí se puede. De verdad de verdad de la buena. 

Se puede estar quieto, tranquilo, pensando, observando, para dentro o para fuera, perdido en el azul o simplemente estando. Se pueden hacer todas  esas cosas y más, sin móvil.

No, no lleva el teléfono en la oreja. No, no es un ejemplo de la modernidad invadiéndolo todo, ni un reflejo de nuestra electrónica sociedad. No, no es el raro él.

Sólo es un hombre pensativo en su mar. Una de las actividades más enriquecedoras que se pueden llevar a cabo: perderse en uno mismo mirando el océano.  

Su postura es un reflejo de la de mi abuelo, mano en la cabeza como conectando mente y cuerpo. Sin entrometidos intermediarios.

Ahora es que hay que hacer mindfullness para pensar bien bien.

O meditación.

Lo que me lleva a pensar que igual mola o igual estamos un poco tontos. No lo tengo claro. O sí.

Si me das el azul también me pierdo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s